Publicado el 1 comentario

El color del verano

Cada vez vemos más cerca el verano, y pocas joyas nos recuerdan más a él que los corales y las turquesas. Desde Joyería Gordillo hemos querido darle una vuelta de tuerca más y hacer una reinterpretación de estos materiales en una colección de lo más veraniega.Los corales hacen mezclas imposibles con amazonitas o peridotos y las turquesas juegan con los topacios en sus distintos tipos de azul evocándonos días de mar.

Perfectos para una noche en una terraza, para un evento e incluso como complemento único para el traje de flamenca.

¿Pero conocéis el origen de los corales y las turquesas?

Muchos piensan que los corales son de origen mineral pero en realidad su origen es orgánico al igual que lo son las perlas, el azabache o el ámbar.

Pendientes de oro rosa, coral y piedras preciosas

El coral es el esqueleto de un pólipo. Estos animales para sostenerse, a modo de columna vertebral construyen un esqueleto de carbonato de calcio, así en el fondo de los mares se forman grandes colonias. El color más común del coral es el rojo, y sus matices llegan hasta el blanco.

Pendientes de oro rosa, coral, granate y brillantes

 

El coral es carbonato de calcio. Como el coral es un material orgánico, es más débil que otras gemas ante ciertos agentes químicos, lo mantendremos como a las perlas lejos de jabones, perfumes, cremas, y otros productos de higiene, como ciertos repelentes para insectos, incluso el sudor puede alterarlo. Lo mejor es limpiarlo suavemente con un paño de algodón húmedo. Como las turquesas y las perlas puede deshidratarse, así que es necesario evitar también las fuentes de calor directas.
En cuanto a las propiedades emocionales, se le atribuye que aporta coraje y valentía para afrontar situaciones difíciles. Los hindúes lo consideraban un amuleto muy poderoso, debido a que creían que el océano es donde permanecían las almas de los humanos después de la muerte.
 A través de los siglos ha sido utilizado como ornamento, medio de expresión artística, talismán, medicina y hasta monedean la actualidad halla su principal aplicación en la joyería. Los artesanos de la antigua roma fabricaban amuletos y cuentas de collares, y esculpían figuras de la mitología o la naturaleza. Para el siglo XII florecía la exportación de cuentas, botones y demás objetos de Génova a Constantinopla y otros puertos mediterráneos.
En cambio las turquesas si tienen un origen mineral, constituido por fosfato hidratado de cobre y aluminio, de color azul verdoso y brillo céreo que procede de la alteración de rocas que contienen aluminio.
Bautizada así por los franceses en la antigüedad, cuyo significado es turco, debido a su descubrimiento en Irán en la vía de Europa a Turquía.

Las tonalidades de la turquesa han sido apreciadas en muchas culturas importantes de la antigüedad: han adornado a los gobernantes del Antiguo Egipto, a los incas, a los persas, Mesopotamia, Civilización del valle del Indo y China desde al menos, la Dinastía Shang.

Pendientes de oro rosa con turquesas y topacios

A pesar de ser una de las gemas más antiguas, y probablemente la primera en ser introducida a Europa a través de Turquía, junto con otros productos provenientes de la ruta de la seda, la turquesa no se convirtió en una piedra ornamental importante hasta el siglo XIV.

Una creencia compartida por muchas de estas civilizaciones sostiene que la turquesa posee ciertas cualidades profilácticas: se pensaba que cambiaba de color de acuerdo al estado de salud de quien la usaba y protegía de fuerzas malignas. Psicológicamente se piensa que la turquesa es es una piedra que fortalece y, mentalmente infunde calma interna a la vez que te mantiene alerta. A nivel emocional estabiliza las alteraciones del estado de ánimo aportando calma interna.

Pendientes de oro rosa con turquesas y topacio Blue London

 Los aztecas incrustaban turquesas junto con oro, cuarzo, malaquita, azabache, jade, coral y conchas en objetos posiblemente ceremoniales, tales como máscaras (algunas de las cuales tenían como base una calavera), cuchillos y escudos. Resinas naturales, betún y cera eran usados para unir las turquesas a la base de material, que generalmente era madera, aunque también se utilizaban huesos y conchas marinas.

Os invitamos a descubrir nuestra colección de pendientes de verano en nuestra tienda de San Francisco, 33 en pleno centro de Cádiz

 

1 comentario en “El color del verano

  1. Hola, quería saber si tienen en stock los siguientes pendientes: Pendientes de oro rosa con coral, peridoto y amatista. Si los tienen querría saber su precio. Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.