Publicado el Deja un comentario

And the Oscar goes to…

Como cada año, la noche de la gala de los Oscars nos deja estilismos de joyas espectaculares y es que las celebrities se bañan en diamantes en cada edición.

Aunque suele haber sorpresas en lo que a los estilismos se refiere, no suele ocurrir lo mismo en las joyas. La gran mayoría de las actrices apuestan por joyas de corte clásico y el diamante como protagonista absoluto.

Es el caso de la siempre elegante Helen Mirren que sorprendió con un vestido fucsia de tul acompañado de gargantilla y pendientes de corte clásico de diamantes montados en oro blanco.

Amy Adams fue otra de las que apostó por la seguridad de lo clásico con collar, pendientes y brazalete de la firma Bulgari.

Con bastante mala suerte terminó la actriz Glenn Close, nominada a 7 premios y que nunca a conseguido llevarse a casa el preciado galardón a pesar de ser la favorita en la categoria de Mejor Actriz un año más. Lució pendientes en cascada de diamantes montados en oro amarillo.

La pareja del momento también brilló en clave Old Hollywood y pudimos ver a Lucy Boynton luciendo pendientes vintage de Cartier de 1967 con un estilismo que recordaba a la eterna Grace Kelly.

Un soplo de aire fresco entre tanta joya clásica es Rachel Weizs con diadema de brillantes. Aunque las apariencias engañan; esto no es una pieza de joyería creada así de origen si no que se trata de dos broches enfrentados y colocados coronando ambos lados de su cabeza.

También en corte clásico pero no por eso menos espectacular lleva el que quizás sea el segundo collar más especial de la noche. La encargada de combinarlo fue Laura Harrier, nominada por la película Green

Pero la ganadora absoluta en cuanto a la elección de las piezas de joyería este año es Lady Gaga sin ningún lugar a equívoco. La cantante y actriz lució el Tiffany Diamond, uno de los diamantes amarillos más grandes del mundo propiedad de la casa Tiffanys que fue llevado por Audrey Hepburn en la sesión de fotos publicitaria de Desayuno con Diamantes. Hasta ahora había estado expuesto en la tienda de la Quinta Avenida y no había sido llevado por ninguna otra persona. Lady Gaga lo acompañó de pendientes a juego y unos largos guantes negros en un guiño al mito cinematográfico.

Y es que habrá sido todo un lujo llevar una de las joyas más emblemáticas de la gran pantalla, si no la más

 

¿Cuál ha sido tu favorita?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.