Publicado el Deja un comentario

Relojería heritage

Todo lo vintage está de moda y eso no se le escapa ya a nadie. Nos encanta la decoración escandinava de los 50, las joyas art decó de los años 20, rehabilitamos motos del abuelo y usamos mom jeans y bañadores de pierna alta al más puro estilo de Los Vigilantes de la Playa en los 90’s.

Y esi es que es verdad eso que dicen todas las modas vuelven,aderezada con el savoir faire más tradicional y artesano como en el caso de la relojería, la recibimos con los brazos abiertos. Las colecciones heritage (de herencia) vienen pisando fuerte.

Son pocas las firmas relojeras que no han seguido esta tendencia en los últimos años recreando modelos de relojes míticos, con nuevos calibres sustentados en las tecnologías más actuales. O simplemente dotando de elementos estéticos de épocas pasadas sus nuevos modelos.

Os dejamos con una selección de nuestros preferidos:

1.Tudor Heritage Black Bay

Sesenta años de historia de submarinismo TUDOR en un único reloj icónico. En el pasado año se incorpora movimiento de manufactura para este modelo. Su disco negro mate o burdeos y su brazalete de acero remachado contrastan con el actual tamaño de su caja de acero de 41 mm. El reloj se presenta también con una una correa de piel envejecida que acrecenta aún más la estética vintage de la pieza.

Bonus: Tanto la versión brazalete como la versión con correa de piel vienen acompañada de una correa textil nato inspirada en los paracaídas de la II Guerra Mundial y confeccionada a mano en telares franceses.

2. Longines Legend Diver Heritage Automático
En la actualidad, Longines combina la estética original de sus modelos históricos más destacables con las técnicas relojeras más modernas. Les piezas Heritage rinden homenaje al talante pionero que alienta a los relojeros de Longines desde sus inicios. Como este Legend Diver Heritage. De marcado estilo vintage, el Longines Legend Diver hereda el espíritu pionero de los primeros relojes de buceo que surgieron en la década de los 60. Sin embargo su caja de 42 mm lo encuadra en un reloj con una estética que se encuentra a medio camino entre la inspiración vintage y las tendencias actuales.
Bonus: Cuenta con un bisel de submarinismo interior integrado
3. Tag Heuer Monaco Calibre 11

El Heuer Monaco, puesto a la venta de manera simultánea en Ginebra y Nueva York el 3 de marzo de 1969, fue el primer cronógrafo automático estanco de esfera cuadrada de la historia de la relojería suiza. El reloj, bautizado por Jack Heuer en honor del Gran Premio de Mónaco significó una verdadera ruptura con los códigos estéticos de la relojería tradicional. En los 70 compartió focos cinematográficos con Steve McQueen, quien insistió en lucirlo durante la filmación de Le Mans. El cronógrafo Monaco Calibre 11 es un descendiente directo del original de 1969. Su tamaño de 39 mm, la corona a la izquierda, la legendaria esfera en azul petróleo, el logotipo vintage de Heuer…  Una interpretación que respeta el emblemático legado de la Manufactura de La Chaux-de-Fonds.

Bonus: El cristal de zafiro, incorporado y el fondo de caja abierto permite contemplar los engranajes del calibre y todas las características de la versión actualizada.

 

4. Longines Lindbergh Hour Angle 

Suministrador oficial de relojes a la compañía aérea nacional Swissair en los años cincuenta, Longines reedita  el reloj de sus navegadores, el Longines Twenty-Four Hours, que tiene la particularidad de realizar una vuelta a la esfera en 24 horas. Este reloj respondía entonces a las necesidades del personal de navegación, encargado de determinar la posición del avión y de establecer el plan de vuelo. En 2009, Harry Hofmann, navegante retirado de la antigua compañía aérea Swissair, visitó el museo Longines. Aprovechó la ocasión para presentar a la marca un reloj Longines que llevaba cuando volaba para la compañía aérea.
En la aviación de la mitad del siglo XX, el navegante tenía, entre otras, la responsabilidad de determinar la posición del avión y de establecer el plan de vuelo. El hecho de atravesar varios husos horarios en ambos sentidos o el hecho de ser privado de la vista del sol, como punto de referencia, exigía equipamientos que permitiesen situarse de inmediato en el día.
El reloj Longines Twenty-Four Hours se presenta con caja de acero inoxidable de 47,50 mm Este reloj dispone de un fondo transparente de cristal de zafiro, protegido por una tapa, que desvela los latidos de su movimiento.

Bonus: El interior de su tapa está grabado con la mención “re-edition of a Longines navigation watch exclusively made for Swissair navigators, 1953-1956” y numerado.  

 

5. Omega Speedmaster Mark II

Cuando el diseño de un reloj está realmente bien hecho por muchas décadas que pasen su estética seguirá siendo vigente. Toda la colección de relojes Omega son un gran ejemplo para apoyar la afirmación anterior. Desde el “Moonwatch” hasta cualquiera de sus evoluciones posteriores el Speedmaster sigue seduciendo a los coleccionistas gracias a su diseño, su mecánica y, como no, su historia. El Speedmaster Mark II es prácticamente idéntico estéticamente al reloj de 1969 pero introduce profundos cambios en su mecánica, ya que cuenta con la tecnología Co-axial de Omega.

Bonus: El taquímetro está formado por dos capas: un disco superior con numeración transparente y un disco inferior de aluminio recubierto de super-luminova.

¿Cuál es tu preferido? ¿Eres más de diver o de aviación?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.